Colabora con nosotros !

Cultura / El Hilorio

La deshonra de una joven

Una encantadora joven sostenía relación
con un chico postinero que adoraba con pasión.
Al conseguir sus favores y ver que en cinta quedó,
trataron el casamiento, pero el infame huyó,
y ella muy apurada, por esto se quedó,
llorando desconsolada, porque la honra perdió.
La pobre así decía: hay que triste porvenir,
que dirá de mi la gente, yo de vergüenza voy a morir.
Transcurrido cierto tiempo, luz a un hermoso niño dio,
y envolviéndole en pañales, hacia el monte se marchó.
Se lo dejó en un barranco, envuelto en un pañal
ocultando su deshonra, esta madre criminal.
Y pasando poco tiempo, un pastor por allí pasó
por aquellas cercanías, un niño llorar oyó,
y al ir a darle auxilio, emocionado se vio
que era un recién nacido , pronto a su casa se lo llevó,
y muy lleno de alegría, a su esposa presentó.
Aquel niño idolatrado, que en sus manos puso Dios,
cuando llegó a ser mayor, los padres de el con dulzura
dicen si quiere estudiar, para carrera de cura.
Ya le dieron el estudio, cumpliéndose su intención
y al cumplir 22 años, llegó a ser cura en la población.
Cierto día inesperado, en la iglesia penetró
prontamente una señora, y al confesor se acercó.
Se arrodilló al momento, y el padre la preguntó:
dígame usted sus pecados para que los absuelva Dios.
Padre tengo una pena, pues hice yo un gran mal
y mi conciencia me dice, que fui una criminal.
Hace 22 años yo a un hijo abandoné
no sé si es vivo o es muerto, yo en un barranco lo dejé.
Quedo el padre trastornado, sin aliento y sin color
al oír lo confesado, creyó morir de dolor.
Por las señas que usted da, Madre su hijo soy yo.
Quiso Dios que yo encontrara, la madre que me dio el ser.
Usted debe ser mi madre, por lo que explica usted.
Quiso Dios que yo encontrara, la madre que me dio el ser.
Hijo de mis entrañas, hijo del corazón
por ocultar mi deshonra, hice yo tan mala acción.
Madre yo la perdona, por que comprendo yo,
que la culpa no fue suya, que fue del hombre que la perdió.