Colabora con nosotros !

Cultura / El Hilorio

La huerfanita

Tuve una madre señora
que me dejó un negro día;
me dicen que fue a tu gloria ...
¡ Dale un beso de tu hijita ¡
Cuando la noche llegaba
en sus brazos me dormía,
y cuando estaba durmiendo
besaba mis manecitas.
Para dormirme cantaba
esta copla tan bonita;
"Duérmete lucero mío,
que la noche se avecina.
Duérmete, rosa temprana
que un ángel de Dios te cuida"...
Ella se fue y tengo frío,
pues me faltan tus caricias;
y aquellos besos calientes
que en mis mejillas ponía...
y aquellas manos de seda,
y aquella dulce sonrisa...
Pero dicen que no falta
nunca madre a buenas niñas;
y que esa madre es el cielo
y eres tú, Virgen María.
Déjame pues que te llame
Madre ... pero no la digas
a aquella madre que tuve
lo que te dice su hija,
ni que a ti te quiero tanto
como a ella la quería ...
No se lo digas... y tenla
bajo tu manto escondida;
Para cuando yo llegue
a tu gloria estéis juntitas
y a las dos en un abrazo
tenga yo las madres mías.