Colabora con nosotros !

Cultura / El Hilorio

Joven que defiende su honor

Si me escuchan por favor
y todos ponen cuidado
les explicaré este crimen
que en Cartagena a pasado.
Habitaba un matrimonio
los que una hija tenían
diecinueve años contaba
y se llama Margarita.
Margarita era hija
de un matrimonio compuesto
criados en Cartagena
eran de mucho respeto.
A un kilómetro del pueblo
hay una casa de campo
vivían unos señores
y un hijo de veinte años.
Doña Carmen fue un día
al pueblo a buscar criada
y se llevó a Margarita
que era muy buena muchacha.
Ya llevaba cuatro meses
sirviendo en aquella casa
todos la querían mucho
por lo bien que se portaba.
El hijo de los señores
que veinte años contaba
amores falsos tenía
con aquella pobre criada.
Siempre pensando en aquello
con su mala inclinación
para hablar con Margarita
nunca encontraba ocasión.
Margarita era muy noble
prudente, buena y honrada
y ella nunca se creía
la traición que la llevaba.
Un día estando lavando
Rafael se aproximaba
con cortedad y descaro
estas palabras la hablaba.
Si tú te entregas a mi
de nada te faltará
vivirás en buena casa
y nadie se enterará.
Margarita al oír esto
las lágrimas la caían
no escuchando las palabras
que Rafael la decía.
La ropa soltó enseguida
que lavando se encontraba.
Doña Carmen yo me voy
arrégleme usted la cuenta
yo me marcho de su casa
no quiero verme en vergüenza.
Doña Carmen la decía
con palabras amorosas
no te vayas de mi casa
que ti eres buena y honrosa.
Don Fernando y Doña Carmen
a Rafael le afeaban
las palabras que le dijo
a su honrada criada.
Margarita no se fue
quedó sirviendo en la casa
Rafael avergonzado
apenas hablaba nada.
Don Fernando y Doña Carmen
se fueron un día al pueblo
con su hijo Rafael
todo el día de paseo.
No pensando en la tragedia
que tan triste hubo aquel día
que por lograr su intento
perdió Rafael la vida.
Cuando llegaron al pueblo
a sus padres les dejaba
con sus malos pensamientos
a su casa regresaba.
Cuando Rafael llegó
la puerta estaba cerrada
con palabras cariñosas
a Margarita llamaba.
Margarita abrió la puerta
porque obligación tenía
pensando que Rafael
a otro asunto se volvía.
Una vez que estaba dentro
a Margarita la hablaba
palabras muy zalameras
para que a él se entregara.
No escuchando las palabras
que Rafael la decía
gritaba fuerte en la casa
pero nadie la sentía.
Aquí no hay quien te sirva
Rafael la contestaba
tienes que entregarte a mi
por las buenas o por las malas.
Viendo la pobre criada
que su honra la perdía
se hizo con un cuchillo
con el que se defendía.
Como una leona fiera
defendía su honor
en el pecho a Rafael
tres puñaladas le dio.
Rafael muerto quedaba
y ella al pueblo se marchó
y de todo lo ocurrido
prestó su declaración.
He matado a un hombre infame
mi honra quería ultrajar
vayan las autoridades
que muerto lo encontrarán.
Margarita quedó presa
como mujer criminal
y al cabo de poco tiempo
la sacan en libertad.
Don Fernando y Doña Carmen
los dos llorando decían
Rafael tuvo la culpa
que suelten a Margarita.
Ahora dice Doña Carmen
que suelten a Margarita
Rafael tuvo la culpa
por la ilusión de su vida.
Margarita está en la calle
la dejan en libertad
porque defendió su honra
como dice este ejemplar.
Hombres que estáis escuchando
no ilusionéis en la vida
ya veis lo que pasó
a Rafael con Margarita.